¿Afecta Google Maps a tu forma de pensar?

La excesiva confianza en los sistemas de navegación pone en peligro a los conductores, que ignoran su entorno para seguir las instrucciones de una máquina, y podría estar afectando a la configuración de nuestro cerebro. Sin embargo, el problema no se encuentra en el sistema GPS, sino en las herramientas que lo usan y en la representación, deformada, que nos ofrecen de la realidad. (…)

El problema no es de la propia tecnología GPS, sino de los sistemas de información geográfica (GIS por sus siglas en inglés) que la utilizan, combinándola con otras disciplinas como la cartografía, la informática y el manejo de bases de datos. En la práctica, el GPS es inútil si no está integrado en algún tipo de tecnología GIS (Google Maps, Apple Maps, Waze…), porque las coordenadas de latitud y longitud que proporciona no sirven de mucho si no se visualizan de algún modo o se colocan sobre un mapa. 

Greg Milner (autor de ‘Pinpoint’):  “Para simplificar la enorme cantidad de datos procesados cada día, necesaria para proveer millones de mapas, Google Maps usa un modelo de la forma de tierra que es mucho más simple que su forma real, y después convierte los datos. En un nivel más simbólico, aplicaciones como esta nos dan una visión distorsionada del mundo por la forma en el que lo representan, con conexiones sin obstáculos que te llevarán de forma fácil del punto A al punto B. Tal y como muestran las muertes por GPS, el mundo no es así”.

Sigue leyendo

Anuncios